top of page

Emociones en una madre primeriza

Actualizado: 30 oct 2020


El nacimiento de un/a hijo/a genera en la madre un reordenamiento profundo de intereses y preocupaciones, para hablar de esto, es necesario conocer el término constelación maternal que hace referencia a tres preocupaciones y discursos: con su propia madre, con su bebé y consigo misma. Estas preocupaciones, se relacionan con el desarrollo de miedo a no ser, a no sentir y a no actuar como la sociedad espera de ellas, como por ejemplo, que el bebé sea deseado, que sienta mucha felicidad, creando en las madres un gran sentimiento de culpa cuando no son capaces de cumplir las expectativas. Esto puede darse en los hombres pero de una forma mucho menos habitual, por lo que este artículo en principio estará dirigido a las madres.

Todas estas emociones nuevas para la madre pueden generarles un sentimiento de ausencia de control sobre ellas. Un mal manejo de estas puede desencadenar problemas en el desarrollo del vínculo de apego del bebé y en sus relaciones sociales posteriores, así como problemas tanto psicológico en la propia madre como en sus relaciones sociales y de pareja.

Un abordaje terapéutico de esta situación requiere que la madre identifique y reconozca la emoción que le genera el malestar, analice los motivos que la desencadena y adquiera habilidades de manejo adecuadas.


Alguna de estas emociones son:

  1. PÉRDIDA DE CONTROL: Puedes sentir que tras el nacimiento de su hij@, sobre todo en el caso del primero, que sufres una pérdida de identidad, sentir que dejas de ser quien eras y desconoces como tratar esta nueva identidad, ya que pasas de ser una persona independiente con sus costumbres y horarios, a tener que reorganizar tu vida y su forma de pensar en torno a tu bebé.

  2. CAPACIDAD DE CUIDADO:Puedes sentir una serie de temores como que el bebé se muera (deje de respirar), miedo a sofocarlo, que no quiera comer o beber , que el bebé se te pueda caer, miedo a no ser buena madre… en definitiva que el bebé pueda sufrir algún daño o incluso la muerte por unos malos cuidados, generándote una gran angustia.

  3. REGULACIÓN EMOCIONAL: Puede que sienta a menudo que no sabe cómo responder o comprender a la expresión emocional de su bebé lo que le produce gran malestar e incluso un sentimiento de incapacidad e impotencia.

  4. MIEDO A FRACASAR: Puedes sentir miedo a verte artificial, inapropiada, deficitaria, incapaz o poco generosa con su bebé, o a ser demasiado exigente contigo misma viéndote incapaz de amar, de ser espontánea o de entregarse.

  5. SOLEDAD: En ocasiones puedes sentir soledad en el cuidado del bebé, necesitas sentirte rodeada, apoyada, valorada, instruida, ayudada… pero a veces le resulta difícil saber quién puede aportarle todo esto.

El nacimiento es un momento crítico tanto para el bebé como para la madre y a todas las personas que participan en el desarrollo del bebé. Por esta razón, es necesario propiciar un entorno terapéutico adecuado para todos ellos para que puedan tener a su alcance la ayuda que necesiten para solventar sus dudas, entender que todas estas emociones son normales, poder canalizarlas y mejorar la relación con su hij@ y entorno.


Si te ves identificada con estas emociones no dudes en pedir AYUDA.


98 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Komentarze


Publicar: Blog2_Post
bottom of page